Epitafio vs estado del Whatsapp

24-GUERRE

Intervalos azules, José Guerrero

La semana pasada estábamos en una reunión de trabajo, con un psicólogo que nos reto a pensar sobre: “¿qué escribiríamos en nuestro epitafio?, ¿como querríamos que nos recordaran?, ¿que nos gustaría que grabaran en la lápida que acompañaría nuestro reposo eterno?.

Un buen epitafio sería el que hiciera pensar sobre aquello escrito a los lectores y paseantes, tendría que hacerles entender su propia mortalidad, algunos de ellos para poder leerlos tendrían que acercarse, incluso agacharse y así hacerles sentir que estaban más cerca de la tierra.

Mucho se ha andado desde el clásico epitafio “Aquí yace Manolo, Padre, Esposo y Agricultor”, también son conocidos otros como el epitafio de Groucho Marx “Disculpe que no me levante”, algunos más como el de Buster Keaton con “The End”, Antonio Gala “Murió vivo”, Alfred Hitchcock “Esto es lo que le pasa a los chicos malos”, Miguel de Unamuno “Solo le pido a Dios que tenga piedad por el alma de este ateo”, Camilo José Cela “Quien resiste gana”.

Hoy en día disponemos de canales de comunicación muy diversos, comunicamos más y a más personas, estamos influenciados por la tecnología, que nos permite comunicar a distancia (en el espacio y en el tiempo), mediante el uso de mensajes, correos electrónicos, whatsapp, llamadas, videollamadas, etc. Además estas herramientas ayudan a difundir nuestras emociones, inquietudes, experiencias vividas, opiniones  e incluso expresan nuestros sentimientos. Estos elementos afectivos nos sugieren los valores y por lo tanto son fuente para las acciones.

Si buscamos donde pudiera haber frases e ideas, elaboradas por personas, que fueran descargapublicas para poder disponer de ellas, que fueran únicas, y que expresaran sus emociones, sueños, estados vitales, proyectos de vida, etc. Esto podría ser el actual “Estado del Whatsapp”, cumple la función de comunicar, aunque este es algo mas efímero, pues suele renovarse cada cierto tiempo.

Así que, llegado a este punto me gustaría saber que hay en estas frases, lo primero seria recopilarlas y transcribirlas:

  • Eres entre todo lo que tengo, el mejor recuerdo que tendré que olvidar
  • No agaches la cabeza que se te cae la corona, príncipe
  • Disponible
  • La reina de la casa
  • Estoy divina de la muerte
  • Adelante, adelante
  • Incólume contra viento y marea
  • Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener
  • Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma
  • Estoy muy abuelona
  • Siempre una sonrisa
  • Aquello que no lograste, nunca desistas de conseguirlo
  • Flotaba como mariposa y picaba como abeja
  • La mar, mi pasión!!
  • Estoy solo cuando me conecto
  • Mi sonrisa
  • La princesa de mis sueños
  • Siempre el vaso medio lleno
  • Bailando
  • No olvides ir a casa
  • Vivo y pataleando
  • Mis tesoros
  • La vida pasa y ella siempre ahí
  • La vida hay que vivirla
  • La vida hay que aceptarla como viene, aunque duela
  • La victoria no es no caer, sino, no permanecer caído
  • Prohibido llorar, siempre sonreír
  • Y el sol le dijo a la luna, hagamos un trato, yo te pienso y tu me sueñas
  • Aprovecha cada momento
  • Llegaron nuestros regalos de la vida
  • Lo que creo, crea amor
  • Cuantas mas piedras encuentre en mi camino mas grande construiré mi castillo
  • La mente no es una caja para llenar, sino una luz para encender
  • Faltan soñadores no interpretes de sueños
  • Si tiene ilusión para que te preocupas y si no tiene solución para que te preocupas
  • Enamorada y feliz
  • Disfrutando de la vida
  • Tres días de vacaciones en verano, no creo que me hagan daño
  • ¿Quién dijo miedo?, luchando por lo que quiero
  • Carpe diem
  • Feliz
  • Feliz y comiendo perdices
  • Con mis princesas
  • No hay pan sin esfuerzo
  • Estoy muy feliz
  • Mucha calidad
  • Si tiene que ser, será
  • Intentando estar tranquilo
  • Gran noche de carnavales con los amigos
  • A los osados les sonríe la fortuna
  • Cada día puede ser mejor
  • Viviendo un bonito momento
  • El día que comprendí que lo único que me voy a llevar es lo que vivo, empecé a vivir lo que me quiero llevar
  • La mejor celebración posible de mi cumpleaños, en familia
  • Feliz, enamorada y con mis hijos
  • Como os hecho de menos papas
  • Ocúpate mas por tu conciencia que por tu reputación, tu conciencia es lo que eres, tu reputación es lo que otros piensan que eres
  • Alma libre y amando en libertad
  • Feliz, llena de momentos maravillosos
  • El que no ha amado a un animal, parte de su alma permanece dormida
  • Neurótica y divertida
  • La alegría de la vida
  • La soledad de dos es compañía
  • Siempre luce el sol
  • Volando
  • Por amor
  • Si estar roto, recoge tus trozos y recomponte
  • Con una sonrisa por bandera
  • Te busco hasta en mis sueños, tu desapareces para que los demás aparezcan
  • Ser madre es un sueño cumplido
  • Si quiero!, la mujer mas afortunada del mundo
  • El mundo es un libro, y aquellos que no viajan leen solo una pagina
  • Las estrellas nos alumbran al pasar
  • Siempre disponible
  • La mejor fórmula para lograr el éxito, es merecerlo
  • Viviendo la vida que es preciosa
  • Cuando me asalta la duda, permanezco con el corazón firme y con el deseo sincero de perseverar hasta el fin
  • Confío en ser mi sol
  • Lo mas valioso de la vida no es lo que tenemos sino a quien tenemos
  • La risa es un tranquilizante sin efectos secundarios
  • Familia, amigos, trabajo y nada mas
  • A veces creemos que la vida nos dice “no” y solo nos dice “espera”
  • Intenta caminar con mis zapatos
  • Siempre hay motivos para sonreír
  • No sueñes tu vida, vive tu sueño
  • Siempre fuerte
  • Trabajando duro y disfrutando a tope
  • Estoy hecha de pedacitos de ti
  • El tiempo se escapa, vive el momento
  • No encuentro mi casa, me puedo ir a vivir a la tuya?
  • Vive y se feliz
  • Para adelante siempre
  • La prueba de mayor sabiduría es la alegría continua
  • Soy mejor contigo
  • Eres la estrella que ilumina mi camino hasta la eternidad
  • La única manera de lograr lo imposible es creer que es posible
  • Ahora mas que nunca con vosotras
  • Vive a tope y se feliz
  • Ponle color a tu vida
  • Si no lo intentas
  • Quien tiene magia no necesita trucos
  • Da lo mejor de ti y lo mejor vendrá

Las palabras que más se han utilizado han sido:

  • Vida
  • Feliz
  • Mejor
  • Más
  • Siempre
  • Mis
  • Momento
  • Sonrisa

Si fueran representadas en una nube de palabras, quedaría así:

s

Con ellas se podría construir la siguiente frase:

Más y Mejor Vida Siempre Feliz”

y si se incorporara un verbo se podría hacer nuestro epitafio:

“Vivió Feliz Siempre, más y mejor”

con esto, habríamos cumplido el reto del profesor, solo nos quedaría orientar nuestras acciones de cada día para logar conseguirlo: “Vivió Feliz”

Rosa Carabaño Moral

 

 

La luz con el tiempo dentro

ju

Este título me identificó, me atrapó, se hizo conmigo o mejor sentí que estaba en él. Como siempre que busco un libro o decido sobre una película, éste me condiciona.

 

 

Lo encontré reflexionando sobre el tema de la muerte y la visión que os voy a presentar. Puede definir como quiero vivir mi vida desde la muerte, vivir mi propia muerte.

Siento la alegría del descubrimiento, el entusiasmo como forma de vida. Ni que decir del día a día con incertidumbres, miedos, dolores…emociones y sentimientos. Todo ello me define.

En relación con ello os muestro una poesía que lo relaciona.

La niebla ha derramado la mañana

En dulce anhelo,

En un hilo de respiración.

He vuelto cercada de los aires del atlántico.

Vi de nuevo el árbol de Van Gogh

Y las nubes de Pessoa

Y el rayo verde

En pinceladas cortas,

Y amé la vida,

Recorrida de abismos y esplendores,

Y amé tu vida

Y la mía

Y caminé sin más.

El mundo se ha callado.

Laten las palabras.

Universos- LOS DESIERTOS DEL TIEMPO-Jacinta Negueruela.

Creo que la muerte es una oportunidad también, esto lo saben bien las personas afectas de enfermedades .Es una oportunidad para la vida, que es el “  Devenir”. Es una oportunidad si pensamos en ello como el hecho del cual parte todo. En ocasiones se vive como algo que nos persigue, nos alcanza y acaba con nosotros. El último viaje de la vida. Muerte trágica, dolorosa, injusta y terrible. Vida y muerte, a veces como dos opuestos, a veces complementados.

leopold4

Me introduje  en la lectura de un libro, un cruce entre pensamiento Chino y Occidental,

descarga“Cinco meditaciones sobre la muerte” testimonio de una visión que su autor Francois Cheng, quiere plasmar.

“Incorporar  la muerte a nuestra visión es recibir la vida como un don de una generosidad sin precio” nos dice el autor.

Lo he vivido como un proceso, del mismo devenir de la vida, de una necesidad .Lo expresa con claridad el siguiente texto.

“Ha sido preciso descreer, construir la historia de otro modo, para incorporar otro sentir, para comprender que la muerte no es algo injusto, no es un invasor inesperado, sino que forma parte de nuestra vida. Deberíamos comprender que nuestra situación frente al poder del tiempo o de la muerte no permite renunciar a un desafío de ese poder ni tampoco despreciar su función en nuestras vidas”. AVENTURA.UNA FILOSOFÍA NÓMADA-    Rafael Argullol

Continuando con el pensamiento de Francois Chen, revelarnos a ella nos deja ante un resto de vida, lo contrario no permite ampliarla y enriquecerla. Esto también significa  que nos compromete a ser uno mismo.

Sus palabras me identifican de ésta manera, quizás porque me dan aire, respiro. De otra manera sería Naufragio.   Manual del Naúfrago  LOS LIMONES ABSORTOS- (Aurora Luque)

fis.jpg

                Centellea el olvido
                sobre un oscuro lodo hecho de tiempos.
                Allá el amor es náufrago aliado. Criaturas abisales
                lo devoran: mutilación de un cuerpo
                por sus propios deseos.
                Una metamorfosis se impacienta
                bajo la superficie del presente.
                Tiempo para abolir traigo en las manos,
                un desecho de ayeres. El mar se debe al mar,
                y así la muerte nutre de fondo a los espejos.
                Aurora Luque

El autor habla de  la “unicidad” y como la felicidad buscada viene del compartir, de un encuentro, de un intercambio. Del” instante”: ”Ola que sube por los remolinos del tiempo”, no como algo aislado, aunque sí único. Así como de la” eternidad”, entendida como sucesión  de momentos prominentes animados por constantes impulsos hacia la vida.

Encontramos en un texto de María Zambrano-“Hacia un saber sobre el alma”- una referencia a lo comentado.” Hacia un saber en el alma”

“Y es que parece ser condición de vida humana el tener que renacer, el haber de morir y resucitar sin salir de este mundo. Y una vocación es la esencia misma de la vida, lo que hace ser vida de alguien, ser además de vida una vida”.

 

Habla sobre las necesidades vitales que la conciencia de muerte hace en nosotros y de la grandeza innegable del hombre como se biológico y psíquico, ético y espiritual

“El espíritu se mueve, el alma se conmueve; el espíritu razona, el alama resuena”.

La conciencia  de la muerte, al hacer nacer en nosotros   lo sagrado de la vida, confiere a esta todo su valor.Se trata de vivir más lúcidamente la vida, de vivir más plenamente.

Continúa, hablándonos de  la belleza espiritual, interior…del universo. Establece un simil entre belleza y bondad, y ésta como garante de la cualidad de la belleza; esta belleza agudiza nuestra conciencia de muerte.

La muerte como el cese de un determinado estado de vida, no existe si la vida no existe.

En su cuarta meditación lo muestra como  Aventura en pleno devenir y de como nos trasmutamos en alma.

Habla de lo divino,  de Dios. Del precio de la vida y del perdón; de unir el devenir humano al divino.

La muerte, es la apertura  a la transfiguración y se transforma en nacimiento. La vida como una aventura que acontece desde toda la eternidad. Seré el que seré.

Con todo lo mostrado por el autor, identifico mi sentir, a excepción de la consideración de lo Divino, que con todos mis respetos y con el conocimiento de cómo esta creencia ayuda en el proceso de muerte, no alcanzo a ver. POESIA  R.M.RILKE

s.jpg
Oh Señor! da a cada uno su muerte propia.
Una muerte que derive de su vida,
en la cual hubo amor, comprensión, y desinterés.
Pues sólo somos la corteza y la hoja.
Y la gran muerte que cada uno lleva en sí
es el fruto entorno al cual todo gravita.  

Oportunidad, Devenir, incertidumbre, vida, conciencia, espiritual, belleza, bondad… con todo ello convivimos y muchas veces no reconocemos por el mero hecho de no pararnos  y MEDITAR

Os invito a esta interesante lectura  que nos permite repensar nuestra existencia.

Belén Negueruela

Vivir es urgente

Que el proceso de la muerte, es inherente a la vida, es una realidad. Todas las cosas contra las que luchamos (enfermedad, dolor, envejecimiento), son en cierto modo las cosas que hacen posible la muerte. El alivio del dolor y del sufrimiento humano es uno de las más importantes misiones de los profesionales de la salud, y muy específicamente al final de la vida de las personas. Esta tarea requiere un abordaje integral de la persona en todas sus aspectos, biológicos, psicológicos, sociales y espirituales.

Para introducirme en esta reflexión tan incómoda a veces de abordar en nuestros días, me voy a ayudar de uno de los mejores instrumentos, “la música”, que nos permite a través del sonido, de sus letras y de una manera única expresar y transmitir sentimientos, deseos, pensamientos, que nos conducen a reflexionar sobre temas tan profundos como la vida, su sentido, su final… , para ello he elegido artistas que  a parte de compartir entre ellos su pasión por la música, también les unen el haber vivido experiencias vitales que de alguna forma les han agitado su Yo más profundo  permitiéndoles así reflexionar sobre ello.

1486139649_235654_1486139923_noticia_normalComo dice Pau Donés, cantante, guitarrista, compositor español y actualmente vocalista del grupo musical “Jarabe de Palo”, en su último disco, “50 Palos” que ha visto la luz tan sólo hace unas semanas, aunque en Febrero nos presentó, un adelanto, su primer single, “Humo”,  y nos confesaba en una entrevista… “Toda la vida escribiendo canciones de amor y ninguna precisamente a uno de mis grandes amores: LA VIDA… Los amores siempre se me escapan, pero cuando una mañana te levantas y crees que lo que se te va es la vida, entonces tienes que escribir una canción de amor, de AMOR A LA VIDA, de anhelo, de hostias, creo que te voy a perder y no quiero… Creo que es una de las canciones de amor más bellas y sentidas que he escrito nunca, de esas que salen deprisa, de las que sientes cómo, mientras las escribes, se te humedecen los ojos, de las que cuando las cantas se te anuda la garganta”…“La muerte la llevo encima. ¿Cuándo se va a despertar?, ya veremos, espero que tarde, lo más tarde posible” …“Vivir es urgente”… “Naces y te empiezas a morir”…

O como dice Luz Casal, cantautora española, de pop-rock, en su recopilación, Un Ramo de Rosas, en “Gracias a la vida”.

luz_unramoderosas

 

Hay letras que sólo con escucharlas, lo dicen todo, y creo que muchas de ellas son fruto de un punto de inflexión en sus vidas, que de alguna forma nos recolocan en nuestro camino,  y en nuestra ”condena hacia la muerte”, como bien decía también el Maestro Camarón de la Isla, que en paz descanse, en uno de sus fandangos

1399456504_855546_1399459449_noticia_normal

…”Cuando Dios nos da la vida, también nos condena a muerte…”

Tendremos que asumir lo efímero de la existencia humana,  nuestra propia condición de mortal, las limitaciones corporales inherentes a esta condición y su vulnerabilidad…

Vivir es Urgente, ya lo decía Pau Donés, el futuro es incierto pero el presente es verdadero, vivamos y amemos cada momento que nos brinda la vida,  porque como decía San Juan de la Cruz “en el atardecer de la vida seremos examinados sobre el Amor” y frente a las cosas imposibles de cambiar, se nos abre una última posibilidad de elección, la de decidir cual es nuestra actitud interior respecto de ellas, esa última palabra siempre es nuestra.

Y nunca olvidar que los profesionales debemos cuando podamos curar, curar; cuando no podamos curar, aliviar y cuando no podamos aliviar, acompañar”.

Rebeca Ramírez Pulido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apropiándose de la muerte

“En todo caso, el proceso de morir se inicia con la conciencia –más o menos velada- de proximidad de la muerte. Pocas son las personas que viven esta certeza sin rechazo, con aceptación y serenidad, y con la determinación de entrar bien vivos en la muerte, apropiándosela o consintiéndosela”
E. Benito.

res.jpgAntes de comenzar a leer, conviene advertir que esta entrada contiene espoilers de la película Truman.

La película Truman, es una cinta a caballo entre el drama y la comedia, hispano –argentina de 2015. Coescrita y dirigida por Cesc Gay, tiene un reparto excepcional: Ricardo Darín que entraña el personaje de Julián, actor de profesión y protagonista de la historia y Javier Cámara que representa el papel de su amigo Tomás. Julián está gravemente enfermo de cáncer, y decide rechazar el tratamiento que le proponen los especialistas. No se resigna a perder el control de su vida incluso en los últimos momentos. De esta forma comienza a planificar como serán sus últimos días y entre sus principales preocupaciones, está la de buscarle un hogar a su perro, Truman, que ha sido su compañero de batallas durante los últimos años. Tomás al conocer la noticia decide recorrer medio mundo para acompañar a su amigo durante cuatro intensos días.
La trama tiene lugar en un tono de humor increíble, hasta el punto de que, lejos de ser una película triste, resulta incluso divertida, al tiempo que emocionante, porque el drama es evidente en cada mirada, en cada abrazo e incluso en las risas, a veces forzadas, de sus protagonistas. Se realiza un itinerario hacia la muerte con tristeza y con rabia por tener que abandonar este mundo, aunque con una sonrisa en los labios. El protagonista prefiere vivir el tiempo que le queda, frente a luchar para “ganar tiempo”, por lo que decide rechazar el tratamiento que le proponen los especialistas y escribir su propio final . Solicita ayuda para tener el control sobre sus síntomas y acercarse de forma apacible a la muerte. Esta sería una forma que se asimiliaría a la definición de buena muerte que hace Ian Heath, en la que el paciente, intenta coger las riendas, tanto de su propia vida, como de su proceso de muerte. Julián esta separado y tiene un hijo que vive en el extranjero. El único que depende de él directamente, es su perro Truman. Por eso buscarle un hogar es su principal problema.

Durante toda la película el protagonista decide controlar hasta el más mínimo detalle de todo lo que concierne a su muerte. Aprovecha la presencia de su amigo para rememorar recuerdos entrañables de su vida (construir su biografía) y decide viajar a ver a su hijo y de esta forma despedirse de él, sin desvelarle el estado en el que se encuentra. Este momento la película es especialmente emotiva ya que, entre ellos, hay silencios llenos de contenido. Julián se enfrenta a la muerte con aceptación y serenidad sin miedo ni rechazo y con el propósito de llegar vivo a ella.Celebra una cena en la que se despide de las personas más cercanas y aprovecha para explicarles cuales son sus intenciones, les confiesa que teme deteriorarse y que probablemente decida adelantar su final, como única alternativa legal ante la posibilidad de que se alargue su proceso de muerte. Les explica como piensa hacerlo, lo que crea una tremenda conmoción en su hermana, que interpreta su actitud como egoísta mientras Tomás le presta su apoyo. Tras pasar por todas estas etapas, necesarias para afrontar en paz y tranquilidad su final, la película termina dejando abierto a la imaginación del espectador un final, en el que se adivina una muerte tranquila y congruente con su proyecto de vida. Tomás, su amigo y compañero en estos últimos días, a pesar de no estar de acuerdo con la decisión de su amigo, la respeta y la apoya, acompañándolo de forma altruista hasta el final. Su mirada, mezcla de duda y apoyo incondicional, es impactante. Su médico, también lleva a cabo una labor encomiable. A pesar del rechazo del tratamiento, le acompaña y apoya, no dejándole abandonado a su suerte. Paula, tiene una actitud de rechazo a las decisiones de Julián, ella preferiría que luchara contra la enfermedad, teme perderlo y con frecuencia le muestra su desacuerdo.

Esta película lleva a meditar sobre varios conceptos relacionados con la ética al final de la vida.

El primero es el rechazo al tratamiento: el paciente tiene derecho a decidir libremente sobre la no ejecución de prácticas diagnósticas o terapéuticas, teniendo derecho a ser informado de las consecuencias que de esta actitud se pudieran derivar.

Otro, sería la planificación anticipada de decisiones, proceso voluntario de comunicación y deliberación entre una persona capaz y los profesionales sanitarios implicados en su atención, acerca de los valores, deseos y preferencias que quiere que se tengan en cuenta respecto a la atención sanitaria que recibirá como paciente, fundamentalmente en los momentos finales de su vida. En este proceso es importante que participen familiares y personas de confianza del paciente. Es fundamental que quede registrado en la historia clínica, de forma que todos los profesionales que atienden al paciente sepan de sus decisiones. En este proceso es recomendable, aunque no obligatorio, nombrar un representante, que tomaría las decisiones en caso de que el paciente no pueda hacerlo. Además, ayuda al paciente a expresar sentimientos acerca de su salud y su enfermedad, frente a la vida y a la muerte. Permite realizar un balance de su propia biografía, cerrar capítulos importantes o confesar deseos y miedos en su proceso de muerte.

La planificación anticipada de decisiones tiene como ventaja respecto a las Voluntades Vitales Anticipadas, que el paciente ya ha iniciado su proceso de enfermedad y no tiene que imaginar las circunstancias futuras, porque ya las está viviendo. Tiene que tomar las decisiones sabiendo con lo que cuenta y con lo que siente. Como desventaja tiene el que el paciente puede encontrarse emocionalmente conmocionado, preso del miedo a lo desconocido y no cuenta con el distanciamiento y la serenidad que da, el no estar, frente a frente con la muerte.

El valor del acompañamiento espiritual al final de la vida, es que, como ha descrito Balfour Mont, a través de procesos de revisión de la vida, de búsqueda de sentido, de despedidas, de dotación de legados se refuerzan las llamadas conexiones sanadoras. Estas conexiones se establecen consigo mismo (intrapersonales), con los demás (interpersonales) y con el mundo fenomenológico y lo trascendente (transpersonales).

Las experiencias de plenitud e integridad tienen como aspectos más destacables: capacidad de encontrar paz, percepción de sentido en el contexto de sufrimiento, relación no confrontadora con la enfermedad y capacidad de elegir la actitud ante la adversidad.

El suicidio no controlado, es el acto por el cual una persona de forma deliberada se provoca la muerte. Por lo general es consecuencia de la desesperación derivada de una enfermedad física o mental.

re
Es en definitiva una película que hace tomar conciencia de lo imprevisible de la vida, enseña que el proceso de muerte puede ser llevado con dignidad y humor hasta el último momento, que es bueno realizar una crítica constructiva de la propia biografía, planificar y cerrar los proyectos vitales. Solo así, estaremos preparados para descansar eternamente.

Isabel Carmen Sánchez Fuentes.

Bibliografía:
-Guia de apoyo para profesionales sobre Planificacion Anticipada de Decisiones de la Consejeria de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucia.
Espiritualidad en Clínica Una propuesta de evaluación y acompañamiento espiritual en Cuidados Paliativos, Sociedad Española de Cuidados Paliativos del 2014.
Bases para afrontar los dilemas éticos al final de la vida. Drs. Wilson Astudillo A. y Carmen Mendinueta A.

Alumbramiento

trilogia_a_contraluz_alumbramiento_s-795573511-large

Tras visionar éste magnífico cortometraje de Eduardo Chapero Jackson, tanto por su factura como por sus interpretaciones, reviven en mí momentos y situaciones muy cercanas.

Noches en las que al sonar el teléfono dabas un salto en la cama, aunque en realidad el sueño no había alcanzado el nivel de placidez y profundidad deseado. No sabías que información iba a llegar desde el otro lado, pero la hora de la llamada en plena madrugada, a pesar de haberse producido varias veces, no podía presagiar nada bueno. Tras los primeros momentos de incertidumbre, confiabas en que fuera como en otras ocasiones, un aparente empeoramiento que hacía presagiar lo peor, pero que después de la aplicación de tratamiento de choque, bajaba estas expectativas negativas y hacía recobrar una leve esperanza, en los demás claro.

Cuando la implicación con el/la paciente es muy cercana, tremendamente cercana, como en el caso de una madre, o un hermano y ello se une con la implicación como profesional, es muy difícil no caer en el error de involucrarse en exceso, de no saber ser objetivo, de no ser un mero observador.

En este cortometraje al igual que en la vida real, el momento de transición hasta que se llega al lugar donde se encuentra nuestro paciente-familiar, se hace interminable. Los silencios, los gestos y miradas sin articular palabra, dicen mucho. Son momentos en los que se refleja, cansancio, incluso agotamiento, desesperación, impotencia, quizás ganas de que todo acabe de una vez. No es un sentimiento egoísta, es un sentimiento de esperanza, de intentar evitar sufrimientos añadidos, de descansar al fin, todos.
Que decir de las últimas horas, minutos, momentos,… Nuestra visión como clínicos nos hace tomar algo de distancia y actuar con cierta frialdad y profesionalidad. Le ponemos tal medicación o damos la indicación de aplicar una determinada medida. Es nuestra o nuestro paciente, hay unos momentos en los que tomamos esa distancia necesaria, pero es algo momentáneo, volvemos a tomar partido, nos involucramos hasta límites insospechados.

En la historia relatada en el cortometraje, es alguien ajeno a la familia directa, quien toma las riendas de los últimos momentos y con dulzura y firmeza a la vez, consigue que la protagonista entre con tranquilidad en ese momento de transición.

En mi experiencia personal, mi cuñada me pidió dormir junto a mi hermano en sus dos últimas noches de vida. No quería que se muriera a su lado. No lo dudé. Con varias dosis de mórfico precargadas preparadas, pasé junto a él esas dos últimas noches. Le hablaba aunque no me contestaba, le recordaba momentos vividos.

vulanicosLos cinco años de lucha con su enfermedad, en los que me pidió implicarme e incluso me pidió estar con él en las cuatro intervenciones quirúrgicas a las que fue sometido, acudir a realizarse las pruebas de control, la radioterapia, su último verano (sólo unos días) en los que estuvimos juntos, su deterioro progresivo. Las recidivas, los tratamientos fallidos, incluso el ensayo clínico (carísimo), también fallido. Momentos y situaciones vividas y compartidas con el resto de nuestros hermanos y sobrinos, absolutamente inolvidables, todas para el recuerdo, que mantenemos presente.

Todos esos momentos pasaron por esa habitación durante esos dos días y dos noches.
Quiero pensar, necesito pensar, que le ayudé con mi presencia a emprender su último viaje. Había viajado todo lo que había podido durante su vida, aunque este último viaje sería sin retorno. Su expresión era plácida en ese momento o yo al menos lo quise ver así. Es mi consuelo.

Guillermo Velázquez Giménez de Cisneros.

“El aliento. Una decisión” Thomas Bernhard

descarga“El aliento del hombre que tenía delante se detuvo. No quiero morir, pienso. Ahora no”

Leer a Bernhard es una experiencia intelectual, emocional y sensitiva de primer orden. La prosa bernhardiana pasa como un ciclón, una y otra vez,  por la psique del lector y lo deja asolado. Pero de este fenómeno destructivo emerge un rayo de esperanza, Benhard oculta tras su coraza depresiva un optimismo rabioso. Y no se me ocurre otra mejor manera de introducirse en el universo Benhard que con sus relatos autobiográficos (1). Obras de madurez literaria escritas entre 1975-1982, donde Bernhard hace un ejercicio narrativo  de reconstruir su propia vida (nació en 1931 y murió en 1989) a través de cinco “autobiografías con elementos ficticios” o “presuntas autobiografías”.  Los relatos contados en estas obras parten de hechos reales para trascenderlos mediante una “novelización” de lo biográfico.

Male-ward-in-the-1950s-copy

Dentro de estos cinco relatos me centraré en  “El Aliento. Un decisión”(2). Escrito en 1978, el libro se basa en la descripción del internamiento de Benhard en un centro sanitario para la curación de una enfermedad pulmonar. El Aliento comienza con una cita de Pascal: “No habiendo podido los hombres remediar la muerte, la miseria y la ignorancia, han imaginado, para ser felices, no pensar en absoluto en ellas”, que nos sirve de introducción a lo que nos vamos a encontrar a lo largo del texto: el sufrimiento humano, sus causas y los mecanismos para superarlo.

La Aflicción:

Benhard fue una persona con un trastorno respiratorio crónico que lo marcó durante toda su vida,  pero hubo un hito que influyó en el devenir de su vida y de su prosa, este fue el internamiento en 1949 en una institución sanitaria para la curación de una dolencia respiratoria. Con tan solo 18 años Benhard sufre una “pleuresía húmeda”, que lo hace enfrentarse a la muerte y al proceso de institucionalización sanitaria a una edad donde se está llevado a cabo la maduración personal del autor.

Benhard describe el impacto emocional y social que supone para un joven de 18 años ingresar en un sala de un hospital, poblada con más de 20 enfermos,  “donde las personas van a morir “ y la relación con los sanitarios (médicos y hermanas religiosas).

El autor describe la “fealdad” de la sala, la despersonalización de los médicos que lo asisten   y la respuesta emocional que esta situación despierta en el joven paciente: “Yo intentaba orientarme por las sombras y los ruidos, pero todo seguía estando confuso”.

Como ejemplo de la relación que se establece entre el joven y los médicos cabe destacar un momento terapéutico, las punciones torácicas. La descripción que hace Benhard de este “sufrimiento ritual” nos acerca a la percepción que tiene el autor de la relación sanitaria entendida como vertical, autoritaria, fría y dolorosa.  Para explicar estas sensaciones Benhard utiliza la metáfora de las marionetas: “Todos los pacientes sin excepción tenían puesto goteos y, como desde lejos los tubos parecían hilos, siempre tenía la impresión de que los pacientes echados en sus camas eran marionetas colgadas de hilos, abandonadas en aquellas camas, y a las que en  su mayoría nadie movía ya y , si las movían era sólo raras veces… teatro horrible y lastimoso movido por los médicos y hermanas según un sistema exactamente ideado y, por otra parte, una y otra vez, también totalmente arbitrario…”

La visión grotesca que tiene Benhard de sí mismo como doliente y de sus compañeros de habitación muestra la sensación de desamparo y vulnerabilidad de una persona que se despersonaliza, que abandona su categoría de ciudadano para pasar a la de paciente.

Para Benhard, esta sala era la “habitación de morir”, donde iban a parar los desahuciados del sistema, y él se encontraba entre ellos.  La convivencia con la enfermedad y la muerte le sirve a Benhard para hacer  una reflexión profunda y existencial sobre el sentido vital del autor, sus relaciones familiares-sociales y su lugar en el mundo.  La prosa Benhardiana, caracterizada por la reiteración, minuciosidad descriptiva y encadenamientos de ideas,   se vuelve obsesiva y nos permite un acercamiento al sufrimiento por el que pasó el autor. Utiliza, habitualmente,  la tercera persona para despersonalizar, para escindir el autor de la persona, ya que, como dije con anterioridad, los relatos deben verse como un acercamiento literario a las sensaciones vividas por un joven de 18 años. Sería como una visión desfigurada de una época de sufrimiento, una nebulosa que transita por el mundo del recuerdo, de la experiencia, escrito desde las vísceras. El tormento como experiencia vital y la enfermedad como reflejo, cuasi metafórico, de una sociedad en crisis, de un sistema que no funciona y de unos valores que se alejan del ideario del autor.

La redención:

La enfermedad y el sufrimiento  suponen para Benhard una respuesta emocional  a una situación vivencial concreta y para su superación se necesita un cambio existencial y relacional. Por tanto, tras tanta amargura y desesperación aparece un oportunidad de cambio, de evolución, de maduración: “Mi primera existencia había terminado, ahora comenzaba la segunda”. La muerte de un familiar muy querido, el internamiento de más de un año, y en definitiva “la convivencia con el horror” supusieron un acicate para seguir viviendo (“Pero antes que nada había que salir de aquel infierno”).  La dimensión espiritual del sufrimiento y  los mecanismos para superarlo inundan el texto. Para Benhard la inteligencia, la música, la lectura o la restructuración de las relaciones personales pueden ser causa y solución del sufrimiento ( “El cuerpo más debilitado puede ser salvado por una inteligencia fuerte o por un alma fuerte o por las dos juntas”).

El aprendizaje:

Nos encontramos ante una obra capital de un autor rompedor, irreverente, iconoclasta que generó un punto de inflexión en la letras europeas.  Es un texto que entre sus innumerables lecturas destacan, por un lado, la narrativa del proceso de sufrimiento y, por otro, como proyección del malestar de una época y de una situación socio-política. Ya que no hay que no hay que olvidar que El aliento forma parte de una pentalogía autobiográfica donde Benhard carga contra el nazismo, la Segunda Guerra Mundial, el sistema educativo, el nacionalismo austriaco, el catolicismo… y, en definitiva, contra el mundo que lo tocó vivir. El cuerpo como campo de batalla de lo social, la sociedad como mímesis del cuerpo dolido.

Antonio Ortega Martos

  • Thomas Bernhard. Relatos autobiográficos. El origen, El sótano, El aliento, El frío, Un niño. Traducción de Miguel Sáez. Anagrama (Otra vuelta de tuerca). 2009.
  • Der Atem. Eine Entscheidung. Residenz Velag, Salzburgo, 1978.

Aplazar el suicidio

Cioran_in_RomaniaToda persona es un suicida en potencia. A muchos la muerte les sorprende mientras aplazan su suicidio.

El primer libro que cayó en mis manos de Emil Cioran me llegó en un momento convulso de mi vida: “Del inconveniente de haber nacido”.

Puso palabras a ideas, sensaciones y sentimientos que me ahogaban y no podía gritar. ¡Que alivio! No pude evitar seguir leyendo sus obras. Cargadas de gritos apagados, susurros atronadores,  indiferencia, contradicciones y afirmaciones absolutas que nadie antes había osado plasmar en un papel.

A medida que lees, crees comprenderlo. Crees empatizar con él. Crees que te dará a conocer el sentido de la vida. Muchos antes que yo lo creyeron. Se me pasó con el tiempo. Bastó con seguir leyendo.

Pero ¿Por qué una persona solitaria, que decidió no trabajar, que prefería según sus propias palabras sufrir una relativa miseria que exponer su libertad, que parecía animarte con cada una de sus palabras a quitarte la vida, murió anciano a los 84 años en un hospital afectado por la enfermedad de Alzheimer?

Tal vez su final fue producto de que, su indiferencia hacia la vida, solo fue comparable a su indiferencia hacia la muerte. No vio el sentido de nacer, el sentido de vivir y tampoco el de morir. Si no hizo nada para nacer, tampoco pareció estar dispuesto a hacer nada para vivir y tampoco para morir.

“La vida, esa chulería de la materia” escribía en “Silogismos de la amargura”, restando importancia a todo de lo transcurre entre el nacimiento y la muerte.

jsps2

Cada libro, según decía, era un suicidio aplazado, bien por acabar de leerlo, bien por terminar de escribirlo. Bella y terrible definición de un libro, probablemente aplicable a un café con los amigos, una conversación con un mendigo o con una prostituta.

244px-Durer,_lucreziaEl insomnio fue su tortura, que le condenó a una hiperlucidez indeseada. La vida sólo es posible si hay olvido, afirmaba.

Nunca intentó suicidarse.  Contaba 20 años cuando tras meditar sobre el asunto, decidió aplazarlo. Según él fue el momento en el que estuvo más cerca de hacerlo. De haberlo hecho probablemente le hubiese molestado que alguien intentase salvarlo, aunque puede que no demasiado. Siendo contradictorio, reconocía y aceptaba sus contradicciones. En lugar de hacerlo escribió “En las cimas de la desesperación”.

Una vez le preguntaron directamente ¿Qué piensa usted del suicidio? “Lo hermoso del suicidio es que es una decisión. Es muy halagador en el fondo poder suprimirse. El suicidio es un pensamiento que ayuda a vivir. He dicho que sin la idea del suicidio me habría matado desde siempre”.

Es posible que para Cioran, la vida fuera soportable tan solo con la idea de que podía abandonarla cuando quisiera. Ese pensamiento, en lugar de ser desvitalizador, deprimente, es un pensamiento exultante.

Entre los aforismos de “Silogismos de la Amargura” que versa sobre el tema destacaría:

“Vivo únicamente porque puedo morir cuando quiera: sin la idea del suicidio, hace tiempo que me hubiera matado.”

“El deseo de morir fue mi única preocupación; renuncié a todo por él, incluso a la muerte.”

“Sólo se suicidan los optimistas, los optimistas que ya no logran serlo. Los demás, no teniendo ninguna razón para vivir, ¿por qué la tendrían para morir?”

Cuentan que un día recibió una carta de agradecimiento de una persona que aplazó su suicidio. Antes de leer sus obras tenía la firme decisión de quitarse la vida. Hora, lugar y método planeados. Pero tras leer sus aforismos, decidió aplazarlo. Afirmaba en su carta que gracias a la lectura tomó consciencia de que seguiría  adelante con la absoluta libertad de que, si dejaba de tener curiosidad por lo que depararía el día siguiente, bueno o malo, se quitaría la vida.

Puede que este sea el pensamiento que tienen muchas personas con una enfermedad incurable que prevén un final que puede escapar a su control. Temen a la muerte y al sufrimiento casi por igual. Les gustaría tener un medio de aliviar lo último. Es lo que intentan, a veces sin éxito, los cuidados paliativos. Es también lo que reclaman los que abogan por la legalización de la eutanasia o el suicidio asistido. No quieren acabar, sólo quieren estar seguros de salir airosos de la vida, teniendo en su poder la llave de la puerta de salida, deseosos de que la muerte les sorprenda mientras la acarician en el bolsillo.

Rafael Jiménez Alés